Rodeada de decenas de figuras que lucharon por la excarcelación de su padre, Clarisa López, que ayer cumplió 46 años, comenzó su intervención con un mensaje de agradecimiento al pueblo de Puerto Rico, Cuba, Nicaragua y Venezuela

18 de enero de 2017
Clarisa López Ramos, hija de Oscar López Rivera, agradeció a todos los que lucharon por la excarcelación de su padre. Foto: El Nuevo Día
Clarisa López Ramos agradeció a todos los que lucharon por la excarcelación de su padre. Foto: El Nuevo Día
SAN JUAN.—La ropa que usará el primer día en libertad, la ruta de salida de prisión, lo que hará cuando llegue a Puerto Rico, dónde vivirá, fueron algunos de los detalles que reveló Clarisa López Ramos, hija del independentista boricua Oscar López Rivera, cuya sentencia de prisión fuera conmutada recientemente por el presidente Barack Obama.

Rodeada de decenas de figuras que lucharon por la excarcelación de su padre, López, que ayer cumplió 46 años, comenzó su intervención con un mensaje de agradecimiento al pueblo de Puerto Rico, Cuba, Nicaragua y Venezuela, reporta el diario El Nuevo Día.

Al igual que el resto del mundo, López Ramos supo el martes en la tarde que el presidente estadounidense Barack Obama había conmutado la sentencia de su padre.

«Sé que pronto mi querido viejo saldrá de prisión y compartiremos vida juntos. Mientras, aquí te espero con mi música, mi sonrisa, nuestras lecturas y nuestros cafés pendientes», expresó López Ramos en el Coliseo Roberto Clemente de San Juan.

«Las pasadas horas han sido las más felices de mi vida», manifestó. «Soy la hija más afortunada del mundo, porque tengo al padre más maravilloso, amoroso, sensible y solidario, el que me enseñó a resistir y luchar».

Clarisa reconoció que comienza una nueva etapa en su vida, como me dijo mi viejo luego de enterarse de la noticia:

«Este es el mejor regalo de cumpleaños para mi hija. Nunca olvides que eres mi mundo y que Karina (su nieta) es mi mundito».

Añadió que van a estar juntos y aprovecharán esta oportunidad para construir un futuro juntos.

Reveló además que horas después de recibir la noticia su padre la llamó desde la prisión.

Ya tienen discutida hasta la ropa que usará al salir de la cárcel. «Me dijo que jamás en su vida volvería a vestir de color kaki (como su uniforme de confinado)», expresó López.

Añadió que el 17 de mayo, cuando salga de la prisión en Terre Haute, Indiana, el plan es ir en carro hasta Chicago, para que conozca el viaje de cuatro horas que ella hace cada vez que va a visitarlo.

«Él me ha dicho que lo antes posible que me pueda montar en un avión y llevarme a Puerto Rico lo hacemos». Me dijo también que besará la tierra una vez llegue a la Isla, contó.

Según trascendió López Rivera vivirá con ella, en San Juan, donde tendrá el primer contacto con las personas. También confirmó que comenzará a trabajar en el municipio como dirigente comunitario.

Señaló que el plan de su padre incluye visitar los 78 municipios para agradecer a las personas que han luchado por su excarcelación.

Anuncios