Durante su visita a Cuba el entonces presidente de los Estados Unidos Barak Obama, al pronunciar un discurso ante la sociedad civil cubana en el Gran Teatro de la Habana Alicia Alonso, llamo a olvidar la historia.
Para los hombres y mujeres de la isla el triunfo de la Revolución Cubana, el 1ero de enero de 1959, significo conquistar, por primera vez en su larga historia de luchas, la independencia y soberanía verdaderas, tras un saldo de alrededor de 20 mil muertos en combate heroico y frontal contra las fuerzas de la dictadura militar de Fulgencio Batista, entrenada, armada y asesorada por el Gobierno de los Estados unidos.
La victoria revolucionaria en Cuba constituyo para Estados Unidos una de las más humillantes derrotas políticas en su existencia como gran potencia imperialista, lo cual determino que el diferendo histórico entre ambas naciones entrara en una nueva y más aguda etapa de confrontación, que se caracterizaría desde entonces por la aplicación por Estados Unidos de una brutal política de hostilidad y agresiones de todo género destinada destruir a la Revolución Cubana , reconquistar el país y reimplantar el sistema de dominación neocolonial que durante más de medio siglo impuso a Cuba.
La guerra desatada por Estados Unidos contra la Revolución Cubana, concebida como política de Estado ,ha quedado históricamente demostrada y es plenamente constatable a través de las múltiples informaciones que han sido reconocidas en aquel país en los últimos tiempos en las que se puede apreciar la existencia de una variedad de acciones políticas,militares,económicas,biológicas,diplomáticas,psicológicas,propagandísticas,de espionaje, la ejecución de actos terroristas y de sabotaje, la organización y apoyo logístico a bandas armadas y grupos mercenarios clandestinos, el aliento a la deserción y emigración y los más de 600 planes de intentos de liquidar físicamente al Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, todo lo cual se demuestra mediante importantísimas declaraciones públicas de autoridades del Gobierno de los Estados Unidos, así como de las incontables e irrebatibles pruebas acumuladas por las autoridades cubanas y, de modo particularmente elocuente por los numerosos documentos secretos descalcificados.
Uno de los documentos que corroboran los hechos expuestos es el conocido como Programa de Acción Encubierta contra el Régimen de Castro, ya desclasificado, aprobado el 17 de marzo de 1960 por el Presidente de Estados Unidos, Dwight D. Eisenhower. El segundo conocido como Proyecto Cuba, presentado el 18 de enero de 1962 por el general de brigada Edward Lansdale a las más altas autoridades del Gobierno de los Estados unidos y al Grupo Especial Ampliado del Consejo de Seguridad Nacional del país, contiene la relación de 32 tareas de guerra encubierta que debían ser ejecutadas por los departamentos y agencias participantes en la llamada Operación Mangosta Mongoose.
Todas las acciones hostiles y agresivas ejecutadas por el Gobierno de los estados Unidos contra Cuba, desde el mismo triunfo de la Revolución hasta el presente han causado enorme perdidas materiales. La muerte de 3 mil 478 personas y la integridad físicamente ilícitamente quebrantada de 2 mil 99 personas, así como incalculables sufrimiento a los ciudadanos de este país, penurias ante la carencia de medicamentos, alimentos y otros medios indispensables para la vida, por el Bloqueo económico, comercial y financiero impuesto desde hace más de 50 años.

Anuncios