Fidel siempre fue un entusiasta de la práctica del deporte desde sus años de estudiante en el Colegio de Belén y más tarde en su etapa de universitario en La Habana, donde practicó béisbol, fútbol y baloncesto.

Para el líder histórico de la Revolución, el deporte siempre fue un derecho del pueblo, por lo que desde el triunfo de 1959 hizo realidad la masificación del deporte al crear, hace 56 años, el Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER), amparado por la Ley 936.

El INDER ha sido el responsable de elevar la calidad de vida y la cultura de la población a través de estrategias para fomentar y desarrollar el hábito de la práctica del ejercicio físico desde los niños hasta los ancianos; teniendo en cuenta como objetivo fundamental preparar futuros campeones en arenas nacionales e internacionales.

Sobre el desarrollo del deporte Fidel expresó el 2 de septiembre de 1977 en la inauguración de la Escuela de Iniciación Deportiva Escolar (EIDE) “Orestes Acosta”, en Santiago de Cuba:

“Nuestra Revolución ha establecido el principio de que el deporte es un derecho del pueblo, a lo cual podríamos añadir que el deporte es también un deber del pueblo”.

“La política deportiva del país se encamina también a desarrollar las cualidades físicas y deportivas de aquellos niños y jóvenes especialmente dotados para el deporte, al objeto de desarrollar al máximo esas capacidades con fines competitivos, para la celebración de las competencias nacionales e internacionales”.

“Para ser un buen deportista se requiere disciplina, en primer lugar; se requiere carácter, se requiere interés, pasión por el deporte; y se requiere, sobre todo, voluntad”.

Anuncios