A la líder de las llamadas Damas de Blanco, Berta Sóler, le impidieran viajar a EEUU por tener cuentas pendientes con la justicia.

Sóler viajaba esta vez a Washington con el fin, una vez más, de desacreditar a Cuba en una reunión con el relator especial de la ONU sobre libertad de expresión y opinión, David Kaye.

Sóler, quien posee un récord de vuelos insuperable desde que la reforma migratoria cubana dio origen a lo que se conoce como “disentur” -los continúos viajes de los disidentes, principalmente a EEUU- tiene cuentas pendientes con la justicia cubana por afear el ornato público.

Según expresó la viajera a sitios contrarrevolucionarios en internet debe pagar una multa de 1.500 pesos moneda nacional (60 CUC), por arrojar papeles (octavillas) al piso en septiembre.

La mercenaria, que recibe grandes sumas de dinero de sus patrocinadores en Miami, que le han permitido comprarse una casa en 80 mil dólares, asegura que no pagará esa multa “porque cuando se arroja un papel o una lata al piso lo que pueden poner es una multa de cinco a 10 pesos nacionales”.

Los llamados “opositores” cubanos, además de viajar continuamente al exterior, no pagan impuestos por su trabajo como traidores por cuenta-ajena.

Tomado del Blog Cambio en Cuba

Anuncios