Rafael Ángel Salas Cañizares (Cruces, 16 de enero de 1913 – La Habana, 31 de octubre de 1956) fue un militar y delincuente cubano. Con el grado de brigadier general, fue jefe de la Policía Nacional durante la dictadura de Fulgencio Batista. Se caracterizó por la represión brutal a las manifestaciones revolucionarias de los estudiantes y revolucionarios en general. Fue ajusticiado por una de sus víctimas, en la masacre de la embajada de Haití.
Contenido

Provenía de una familia de criminales. Un hermano menor, el teniente coronel José María Masacre Salas Cañizares fue su ayudante, y asesinó a Frank País, entre otros. El otro hermano, Juan Salas Cañizares, fue el criminal comandante de la policía radiomotorizada de Batista, y terminó ajusticiado en 1959.

A partir del 27 de septiembre de 1933 fue alistado por cuatro años. El 7 de diciembre de 1933 fue ascendido al grado de cabo en el Servicio de Tránsito de la Policía Nacional, y el 13 de diciembre de 1936 fue licenciado del servicio activo.

El 14 de diciembre de 1936 ingresó a la Policía Nacional como vigilante auxiliar n.º 1782.

El 1 de diciembre de 1947, por decreto presidencial n.º 4229 fue nombrado «segundo teniente» de la División Central de la Policía Nacional. En 1951 ostentaba el grado de primer teniente.

El 10 de marzo de 1952, según la orden n.º 53 se le ascendió al grado de «coronel de primera categoría» de la División Central de la Policía Nacional, asumiendo la jefatura de este cuerpo.

Durante la dictadura de Fulgencio Batista, como jefe de la Policía Nacional se distinguió por la represión a los revolucionarios, en especial a los estudiantes. Acostumbraba a participar en las represiones directamente con sus subordinados, siempre con una ametralladora Thompson calibre 45.

El 29 de octubre de 1956 al conocer que ese mismo día habían ingresado cuatro jóvenes en la embajada de la República de Haití, Salas Cañizares irrumpió en este recinto al frente de las fuerzas policiales, violando la inmunidad diplomática. En la embajada se encontraban además otros seis revolucionarios, sobrevivientes del asalto al Cuartel Goicuría de Matanzas, efectuado el 29 de abril de 1956. La policía ametralló a todos los jóvenes.

El combatiente Secundino Guajiro Martínez Sánchez (42) era uno de los revolucionarios asilados en la sede diplomática, y el único que portaba un arma de fuego. Fue abatido mortalmente por el fuego de las ametralladoras policiales. Viendo que todavía estaba vivo, Salas Cañizarez se le acercó para rematarlo con su pistola. Guajiro Martínez en un último esfuerzo realizó varios disparos desde el suelo contra Salas Cañizares, alcanzándole en el bajo vientre, por debajo del chaleco antibalas que el policía llevaba.
Muerte

Rafael Salas Cañizares fue llevado al Hospital Militar de La Habana, donde agonizó dos días, y falleció el 31 de octubre de 1956 a consecuencia de las heridas de arma de fuego en los intestino.

A su muerte fue nombrado como jefe de la Policía Nacional el coronel Hernando Hernández Hernández.
Condecoraciones

Como premio a su accionar represivo al frente de la Policía Nacional recibió numerosas condecoraciones, entre las que se encuentran las del Mérito Militar, Naval y Policial, con bandas de diferentes colores, la Medalla del Diez de Marzo y la Gran Cruz de la Orden Nacional de Mérito Carlos Manuel de Céspedes, entre otras.
Fuente

Expediente personal de Rafael Ángel Salas Cañizares, en Archivo del Instituto de Historia de Cuba, La Habana.
«Apuntes biográficos de Rafael Salas Cañizares», artículo publicado en la revista Bohemia (La Habana).
«Galería de asesinos a sueldo de Batista», artículo publicado en la revista Librínsula (La Habana).

Anuncios