Matanzas, Cuba- Si las escasas precipitaciones que se registran en el norte de esta provincia del occidente cubano llegasen hasta la ciénaga de zapata, serían una bendición para los efectivos de la empresa Forestal Integral y de los guardabosques, que ahora batallan contra las llamas en la zona de Los Arroyones, en el occidente del humedal.

Este es el onceno siniestro de significación que se registra en una región de alta biodiversidad y donde al decir de no pocos observadores se contabilizan alrededor de 130 días sin lluvias.

En declaraciones a la prensa, el ingeniero Pablo Bouza Rodríguez, director de la empresa forestal aquí indicó que preliminarmente solo han sido afectadas dos hectáreas de bosques naturales y se acomete la construcción de trochas y otras técnicas a fin de manejar el fuego.

De recuperar fuerza el incendio forestal, alentado por la alta presencia de materia orgánica; los actuales trabajos ingenieros podrían resultar fallidos, aunque directivos del sector adelantan que en esa región se dispone de pozos construidos cada cuatro kilómetros en previsión de disponer de abundante agua.

Recientemente fuerzas combinadas lograron sofocar otro fuego en áreas de hierbazales de ciénaga que destruyó 400 hectáreas.

La estimación hasta la fecha es que los incendios registrados en la ciénaga de Zapata han devorado 500 hectáreas y afortunadamente, poca área de bosque natural, pero eso sí; con perjuicios para la fauna, de un alto endemismo y aún por estimar.

Como se conoce, este territorio presenta un alto grado de vulnerabilidad ante los fenómenos meteorológicos extremos y el incremento del nivel del mar por cambios climáticos, debido a la poca altura sobre el nivel del océano y la ubicación de los asentamientos humanos en zonas bajas costeras.

Anuncios