El Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas (ONU) como hace cada año, el día 10 de Febrero, ha nombrado al “Presidente del año” (2016) y para la obtención de este galardón no es menester solamente ganarle al vecino regional o al vecino del bloque multilateral, sino que es literalmente “de todo el Mundo”.

Este premio es el resultado del exhaustivo análisis de los índices sociales, políticos y económicos del país. El celoso ocultamiento mediático tiene causas más que fundamentadas, ya que el premiado fue el mismísimo Rafael Correa, Presidente de Ecuador.

Se trata del sobreviviente de “la legión sudamericana” conformada por Néstor Kirchner, Hugo Chávez, Evo Morales y Lula Da Silva. Debido a esto, varios líderes mundiales como Theresah May (Primera Ministra del Reino Unido) y hasta el mismísimo Donald Trump, personaje cuya ideología se encuentra en las antípodas del pensamiento de Rafael Correa, llamaron por teléfono para felicitarlo.

Pero hubo uno que no llamó: el Presidente Macri.

Conminamos a nuestros lectores a hacer correr esta noticia para darle ánimo a quienes se puedan sentir tentados a bajar los brazos.

No es tiempo de silencios. Es momento de alzar nuestra voz, tomar las calles ejerciendo y exigiendo todos y cada uno de los derechos conquistados en esa década maravillosa en la que Latinoamérica tuvo y ha tenido a los mejores presidentes del mundo.

Con información de TeleSur y La Iguana

Anuncios