2017-06-03 06:05:08 / web@radiorebelde.icrt.cu

3 de junio de 1969.- Fidel habla en la Plaza de la Revolución “José Martí”, en La Habana en el acto de solidaridad con Viet Nam del Sur, en ocasión de la visita del dirigente vietnamita Tran Buu Kiem.

“Este acto tiene una especial significación para todos nosotros. Tiene, desde luego, un sentido afectivo, un sentido emotivo, incuestionablemente, vinculado a todo el desarrollo de los sentimientos de amistad y de solidaridad con el pueblo de Viet Nam y de su causa. Tiene además un motivo de júbilo, por el hecho de tener entre nosotros un representante, un combatiente de ese pueblo”.

Recuerda que Cuba fue el primer país en enviar un Embajador ante el Frente Nacional de Liberación y ahora también era el primero en recibir con carácter oficial a un distinguido y alto representante de ese Frente.

Fidel califica, además, al pueblo vietnamita como un gran baluarte de la lucha antimperialista.

Fidel Castro: La solidaridad de Cuba con Viet Nam “Y decimos que en justicia debemos llamarlo así, gran baluarte, porque ningún pueblo ha hecho mayores sacrificios, ningún pueblo ha hecho tan extraordinarios sacrificios en la lucha contra el imperialismo como ha realizado el pueblo de Viet Nam”.

Fidel resalta como la heroica lucha librada por el pueblo vietnamita ha repercutido en otros pueblos y en los cubanos en específico.

“Se ha dicho en ocasiones por los compañeros vietnamitas que ellos se sienten agradecidos a nuestro pueblo por su solidaridad, que nos agradecen la expresión de que por Viet Nam estamos dispuestos a dar hasta nuestra propia sangre. Y sin ningún tipo de formalidad, por elemental sentido de justicia, somos nosotros, somos los pueblos amenazados por el imperialismo, los países que luchan por su liberación o se enfrentan a las amenazas yankis, quienes tenemos que estarle agradecidos al pueblo vietnamita. Y entre esos países, en primer lugar, nosotros”.

“De manera que cuando nosotros decimos que por Viet Nam estamos dispuestos a derramar nuestra sangre no decimos nada extraordinario, ¡porque el pueblo de Viet Nam no ha ofrecido derramar su sangre por nosotros y por otros pueblos, sino que ha derramado su sangre por nosotros y por otros pueblos”.

Anuncios