Por Percy Alvarado Godoy . En lo que parece ser una respuesta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos a la primera propuesta presupuestaria del presidente Donald Trump, presentada en mayo pasado, en la cual se eliminaban las partidas dirigidas a Cuba, ayer la misma presentó una propuesta presupuestaria para el año fiscal 2018, en la que se incluyen 30 millones de dólares como ayuda para “promover la democracia y fortalecer la sociedad civil en Cuba”. Con este paso se muestran con total claridad las intenciones del Congreso USA de continuar apoyando la subversión contra el gobierno cubano, en un acto de clara hostilidad e injerencismo político.
La discusión y ulterior votación de este plan tendrán lugar en días venideros, siempre aclarando que los fondos nunca estarían dirigidos para fortalecer o ampliar las labores e instalaciones diplomáticas estadounidenses en la Isla.
De hecho, de ser aprobado por el Congreso aumentarían en 10 millones de USD los dineros que recibirán los grupos contrarrevolucionarios para subvertir el orden constitucional cubano.

Anuncios