El color, la belleza en las ejecuciones coreográficas y la sonrisa permanente en los rostros son de los atributos que han distinguido por ocho décadas a los integrantes de la comparsa La Jardinera, una de las composiciones que identifican a los carnavales en La Habana.

El bautizo de las farolas de las comparsas tradicionales donde se bendicen los estandartes que sobresalen en el área del paseo de uno de los festejos más antiguos,  es una de las acciones con que inician sus actividades.

El próximo 6 de agosto tendrá lugar el primero de esos bautizos y será justamente La Jardinerasu protagonista, con la peculiaridad de que el padre de la Iglesia de Jesús María (Habana Vieja), bendice cada uno de estos elementos, mostrando una simbiosis peculiar entre culturas.

En diálogo con Digna Sánchez, directora de la legendaria comparsa conocimos que para este año se prevé un espectáculo que aunque apegado a la tradición, recreará la existencia de La Jardinera desde una visión contemporánea, en la que se mantendrán los elementos que la han eternizado.

Resulta curiosa la tradición familiar en esta comparsa, allí bailó su directora hace más de seis décadas y conoció a su primer esposo y padre de sus hijos, muchos de ellos integrantes de La Jardinera, junto a nietos y bisnietos.

Para garantizar la perdurabilidad está La Jardinerita, formato infantil de la comparsa, quienes han heredado de sus padres el amor por la cultura popular y en especial por este baluarte de un barrio de La Habana.

Fuente Radio Ciudad de la Habana

Anuncios